Los ordenadores cuánticos son más fáciles de construir de lo que se pensaba - Atlantis