La ciencia es auto-corrección: Lecciones de la controversia arsénico - Atlantis